Lámina “Camino de Cortés”

85,00 

Lámina: Camino de Cortés.

El pintor Augusto Ferrer-Dalmau, asesorado por el historiador David Nievas Muñoz, ha  finalizado “La marcha a Tenochtitlán” un cuadro fidedigno como pocos de uno de los episodios más épicos de nuestra historia, protagonizado por Hernán Cortés.

El cuadro es todo una declaración de intenciones sobre cómo pudo haber ocurrido aquella gesta. Guía al conjunto un guerrero tlaxcalteca, en calidad de aliado, vistiendo su escaupil y empuñando su maquahuitl (la temible espada de madera con lascas de afilada obdisiana formando su filo).  Detrás de él, los jinetes ligeros o con armadura, que fueron fundamentales en las batallas libradas en en el nuevo Continente. Siguen arcabuceros, muy poco numerosos,  y ballesteros, más desconocidos pero numerosos, que tuvieron gran importancia en aquella conquista. Los españoles llevaron a sus enemigos un tipo de guerra al que no estaban acostumbrados, basada en sólidas formaciones cerradas con gran poder ofensivo/defensivo, a la usanza de los cuadros de picas europeos, y también la guerra irregular, de la “entrada” y el golpe de mano, aprendida en la Guerra de Granada. Es la historia que respira por la pintura.

Ferrer-Dalmau ha puesto su técnica en el empeño muy similar al del historiador: la exactitud, el rigor y la técnica asombrosa, al servicio de la historia, de la que nos cuenta el cuadro y también de la que todos compartimos a ambos lados del Atlántico.

La hueste no la formaban solo soldados (tlaxcaltecas o españoles), jinetes, capitanes y cañones. Con ellos, y no menos importantes, iban los civiles. Los caciques totonacas y tlaxcaltecas habían dado a Cortés miles de porteadores: los “tameme”. Junto a ellos, las mujeres que acompañaban a la tropa, en calidad de sirvientas o mucamas, que realizaban aquellas tareas que aquellos hombres consideraban impropias de su sexo, pero no por ello menos vitales para el día a día de un ejército. Muchos españoles tomaron a éstas mujeres como compañeras, barraganas y en ocasiones esposas, incidiendo en el fenómeno del mestizaje, que se llevaba produciendo desde las primeras expediciones de Colón.

Fuente: abcblogs.com

 

 

 

SKU: TSR-LAM-011 Categorías: ,

Descripción

Título: Camino de Cortés
Autor: Augusto Ferrer-Dalmau
Medidas sin enmarcar: 45x95cm (incluidos 5cm de paspartú por cada lado)
Características:  Lámina en papel Couché satinado de 350 gr/m
Certificado: Con certificado de autenticidad

Información adicional

Peso 1 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Lámina “Camino de Cortés””

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas todavía, sé el primero en preguntar algo sobre este producto.